• es
    • 22 MAR 22
    • 0
    FISIOTERAPIA RESPIRATORIA Y LAS SECUELAS DEL COVID -19

    FISIOTERAPIA RESPIRATORIA Y LAS SECUELAS DEL COVID -19

    Una de las principales secuelas respiratorias del SARS COV-2 es la NEUMONÍA (inflamación de las vías respiratorias) que puede acabar derivando en fibrosis pulmonar y bronquiectasias tras la superación de la enfermedad; que acaba afectando a la ventilación mecánica ya que hay una disminución de la movilidad de las estructuras y tejidos que componen el sistema respiratorio.

     

    El principal síntoma que perciben estos pacientes es la sensación de falta de aire o disnea, que se manifiesta en esfuerzos que no requieren una alta intensidad, como por ejemplo caminar o salir a la calle; otros síntomas asociados pueden ser el cansancio y el dolor de tórax.

    Además de las secuelas respiratorias, la inmovilidad y el trastorno prologado; también provocan el desarrollo de una atrofia muscular con pérdida de fuerza y movilidad articular en extremidades y tronco

    ¿Cómo se mide la DISNEA?

    La escala de Borg modificada sirve para valorar la percepción subjetiva de esfuerzo y puntuación desde 0 (sin fatiga o dificultad respiratoria) y hasta 10 (máxima fatiga o dificultad respiratoria). Es una herramienta para el control de la intensidad del trabajo y/o ejercicio realizado.

     

    ¿Cuál es el principal plan de actuación de la fisioterapia respiratoria para estos casos?

     

    A partir de la valoración del fisioterapeuta con el estado actual del paciente y teniendo en cuenta su historia médica (situación previa al COVID, evolución de la enfermedad, medicación actual, resultados de pruebas como la espirometría o la SatO2) se diseñará un tratamiento adecuado a sus necesidades o exigencias. Este tratamiento en líneas generales constará de:

     

    1. EJERCICIOS RESPIRATORIOS PARA RESTABLECER EL PATRÓN VENTILATORIO Y EL VOLUMEN PULMONAR

    Que son técnicas encaminadas a aumentar el volumen inspiratorio y reducir el trabajo ventilatorio o dificultad respiratoria, con ejercicios como las respiraciones abdominales diafragmáticas, expansión costal, labios pinzados, etc.

    O bien, ejercicios con dispositivos que nos ayuden a incentivar al paciente a realizar inspiraciones largas y profundas; con el inspirómetro de incentivo volumétrico.

    2.EJERCICIO DE PERMEABILIZACIÓN DE LA VÍA AÉREA O DRENAJE DE SECRECIONES

    Se ha observado que los pacientes infectados con COVID-19 suelen padecer tos seca o no productiva (sin mocos) pero si el paciente infectado padece una patología previa respiratoria de base o bien la tos fuera con secreciones se recomienda realizar ejercicios para drenar el moco y así mejorar el transporte de secreciones para facilitar la expulsión.

    3.EJERCICIOS FÍSICOS PARA LA READAPTACIÓN DE LA ACTIVIDAD DE LA VIDA DIARIA

    La degradación en el confinamiento o en el aislamiento domiciliario, o bien en el ingreso hospitalario provoca una pérdida de la masa y fuerza muscular y junto con la disminución de la capacidad cardiopulmonar; es importante realizar ejercicios de manera diaria para poder recuperarlo y no reducir la sensación de fatiga.

     

    1. Ejercicios de entrenamiento de fuerza y resistencia

     

    Ejercicios que se realizan con respiraciones finas llegando a un 6-7 a la escala de Borg con un total de 2-3 series diarias. En estos ejercicios se pueden utilizar pesos llanos, bandas elásticas, y suelen ser ejercicios funcionales; se trabaja tanto la extremidad inferior (por ejemplo, hacer cadera, subir/bajar escaleras,) como la extremidad superior (por ejemplo: subir y bajar pesos altura similar a un armario, coger bolsa/ botella con flexión de codo…).

    2. Ejercicios de entrenamiento de resistencia aeróbica.

     

    Ejercicios de un mínimo de 10 minutos (ideal 30 minutos) para trabajar una intensidad moderada con una sensación de 5-6 a la escala de Borg. Son ejercicios que se recomiendan que impliquen grandes grupos musculares como por ejemplo caminar/correr, saltar en el estático.

    Hay que tener en cuenta que durante el periodo en que se siguen las pautas de ejercicio se recomienda:

    – Realizar ejercicio diario siempre y cuando la sintomatología lo permita y no se         recomiende sobre todo cuando el paciente tenga fiebre o mucha sintomatología respiratoria.

    Evitar largos periodos de sedestación o inmovilidad

    – Utilizar la escala de Borg para controlar la intensidad de los ejercicios pautados

    – Controlar la respiración durante los ejercicios, evitando la apnea (mantener el aire denso).

    – Beber agua de manera frecuente durante el día.

     

     

    Articulo escrito por:

    Anna Fernandez Castro 

    Fisioterapeuta – Especializada en Fisioterapia Respiratoria en Clínica Osteopática Granollers

     

     

     

    Dejar un comentario →

Dejar un comentario

Cancel reply

Pin It on Pinterest