Con la ayuda de la Osteopatía bebés y niños crecerán con mayor armonía y mejor salud, previniendo futuras patologías.

La osteopatía para bebés utiliza técnicas manuales muy suaves e indoloras sobre el bebé para corregir posibles lesiones que se hayan producido o bien durante la gestación, durante el proceso del parto, o después de este.

Muchas veces se producen lesiones en el cráneo del bebé durante su crecimiento dentro del útero de la mamá. Esto es debido a diferentes causas, las mas comunes son: mala posición del bebé dentro del útero, asimetría de la pelvis de la mamá, anomalías en la forma del útero, poco liquido amniótico, etc.

También influye en el bebe la vivencia emocional del embarazo por parte de la mama. Si esta está sometida a estrés , el bebe también se someterá a ese estrés.

Durante el parto, el cráneo del bebé debe pasar por el canal del parto, para lo cual, los huesos del cráneo del bebé sufren una compresión y una vez fuera una descompresión.
Este proceso es necesario para el correcto funcionamiento del sistema nervioso, pero en ocasiones puede producir lesiones.

Si además se han utilizado aparatos como fórceps, ventosas, o palas para ayudar al bebé, las posibilidades de lesión aumentan.

Tratamiento:

Durante la primera sesión, el osteópata realizara una historia clínica a la mamá para conocer como transcurrió el periodo de embarazo y el momento del parto. Esta información junto con un estudio de los síntomas y de test realizados al bebé nos hará saber la pauta del tratamiento.

El tratamiento consiste en técnicas muy suaves aplicadas sobre la cabeza del bebé o el niño.

Pueden evitarse problemas del habla o mala posición de los dientes por problemas en la mandíbula. Problemas cervicales, escoliosis o problemas de espalda a largo plazo.

Los síntomas mas comunes son:

  • Asimetrías faciales: Un ojo mas grande o mas alto que el otro, una oreja mas alta o mas despegada que la otra…
  • Cólicos , problemas digestivos, dificultad para la succión.
  • Dificultad para dormir o sueño excesivo.
  • Bronquitis, problemas respiratorios, otitis
  • Irritabilidad, hiperactividad, llanto constante o falta de llanto.
  • Trastornos motores: Dificultad para el gateo, o gateo asimétrico, torticolis, …
  • Trastornos oculares : estrabismos, falta de enfoque…
  • A veces los síntomas aparecen cuando el niño empieza a ir al colegio: Dificultad para el aprendizaje, falta de atención, falta de concentración, hiperactividad, agresividad excesiva, etc.

Pin It on Pinterest